Arata ReviewsIndiePCPC GamingReviews PCReviews VideojuegosSteamVideojuegos

[Arata Preview] Wizordum [Steam]

El sello que mantiene al reino unido se ha roto, por lo que Arami empleara las artes mágicoas para luchar contra el caos en Wizordum.

Por mucho que ha avanzado la tecnología, de vez en cuando la nostalgia nos alcanza. Dirán que lo de hoy necesita algo que los viejos tiempos tienen para dar, algo parcialmente cierto. Más cuando una creación indie logra demostrar que ambas épocas pueden convivir para dar algo cuya misión es divertirnos. O tal vez busca llenar el vacío que dejó Raven cuando cerraron la historia de sus sagas de fantasía medieval. Veamos si esta obra puede luchar a la par de los clásicos.

 

HISTORIA

Apogee Entertainment cuenta la historia de un mago que busca acabar con la fuente del caos en Terrabruma. Un sello antiguo se ha fragmentado y ahora debemos encontrar la fuente de esta corrupción. De no hacerlo a tiempo, el reino estará condenado a desaparecer.

JUGABILIDAD

Wizordum toma el manto que alguna vez portaron Baratus, Deodolon y Parias en la tierra de Chronos. Un shooter que revive la era de los 90 con un toque personal de modernidad e identidad propia. Un mundo mágico donde criaturas fantásticas están destruyendo lo que queda del reino. Una premisa sencilla que sirve de excusa para iniciar un viaje que se divide en episodios, actualmente con dos disponible. Un nivel secreto a encontrar, además de su respectivo jefe para cerrar el capítulo con un intenso combate. Todo esto bajo el papel de un hechicero con un repertorio de magias de diversa índole. Bolas de fuego capaces de realizar daño por quemada, cañón arcano de larga distancia o un cetro de hielo.

 

Su núcleo jugable básico de buscar una llave, mover una palanca o hallar secretos para ir avanzando es adictivo. Esto se debe a la variedad de ratas, ogros, cultistas u otros enemigos que te toparás en tu aventura. La cosa no acaba ahí, porque quizás tendrás que romper un muro y tal vez disparar para activar una palanca. Tendremos una tienda de objetos que aporta cierto componente roguelike a cambio del oro que encontremos. A pesar de que no es posible saltar con nuestro personaje, hay cierta verticalidad en su recorrido. No puede faltar algunos artefactos para curarnos, iluminar el camino, subir la defensa e incluso el pergamino que revela secretos.

Hay guardado automático al pasar de nivel y también guardado rápido manual para no tener que empezar desde la entrada.  Cada episodio cuenta con ocho niveles que tienen unos cuantos logros a conseguir en cada uno para extender su rejugbailidad.  Si eso no te basta, puedes tomar el editor de niveles, uno bastante completo que permite crear maravillas. Lo cual nos lleva a las creaciones de la comunidad que puedes descargar para probar e ir ampliando las posibilidades. Sin duda nos ayuda a aliviar la espera por el episodio tres, el cual sería la conclusión de su historia. Las dos batallas de jefe son encuentros que te pedirán destreza para moverte y habilidad para hacer daño constantemente.

 

APARTADO GRÁFICO

Si lo jugable brilla por su carisma, el apartado artístico reluce por el cariño que le han puesto. En vez de tomar una tónica sombría, su paleta colorida logra transmitir sensaciones de peligro inminente en cada rincón. Esto se debe a como aprovechan su motor al emplear las texturas y ofrecer diseños con bastante profundidad. No hay plataformeo, pero tendremos mapas interconectados que incluso sus secretos nos llevarán a esas habitaciones repletas de tesoros. O bien acceder a un piso que parecía imposible de llegar con un arma nueva o salida secreta. Los niveles finales y su jefe logran demostrar cómo aun siendo colorido puede recrear algo sombrío.

MÚSICA Y SONIDO

Esperarías el usual chiptune de los 90, pero esta vez han apostado por algo sinfónico. Cada pieza busca una tónica diferente que complementa el nivel para dar diferentes sensaciones de progreso. Los efectos de sonido por otro lado están en un punto medio entre los sonidos digitales y el bit clásico. Una combinación que puede sonar rara, pero aun así logra combinar de buena manera. Quizás sea la costumbre que tenemos de que al ver su pixel art, la música debe seguir ese estilo retro.

 

CONCLUSIÓN

Wizordum no solo es un FPS que intente ser igual a los clásicos, es una aventura que tiene algo propio. Sus niveles son bastante amplios con secretos que requieren buen ojo para sacarlos sin ayuda del pergamino. El contenido actual llega a unas 5 horas a lo mucho que traen gratos recuerdos, cuando usábamos MSDOS. Si no eres asiduo al género o bien alguien de hueso colorado, podrás ajustar la dificultad. Un retro FPS que puede ser un punto de entrada para nuevos jugadores con un buen reto para los veteranos.

lunafreya

Gamer desde la tierna infancia, con afición gótica por los videojuegos de todo tipo. Me gusta compartir historias que considero de gran interés, la genialidad de algunos clásicos y también amante de algunos títulos de peleas. Mi segunda pasión es la escritura, la poesía épica y romántica.