Se acabó… pero valió la pena: Evangelion 3.0+1.0

Más allá de los años pasados, del tiempo desde 1995 hasta ahora. Algo que traspasa y se sobrepasa a sí mismo y a su propio impacto cultural es Neon Genesis Evangelion, una franquicia que no solo ha destacado por su simbolismo, sino por su aventurada forma de contar la historia. Evangelion 3.0+1.0 Thrice Upon A Time es el final que el creador nos regaló, que la historia necesitaba y que el público quería.

Es un cierre a una obra que tuve el privilegio de apreciar en 4DX, pero que sin dudas volvería a ver así fuera en una pantalla de caja enorme y pesada a blanco y negro. Al sentarme a escribir esta reseña, además de atónito, siento que no podría encontrar las palabras adecuadas en el fragor del momento. Porque eso es lo que se siente si sabes algo mínimo sobre la saga, sabes que es algo importante, hecho con amor.

Sin embargo, todo está sujeto a perspectivas, obviamente, y nada es perfecto. Esta reseña no te convencerá de si es buena o mala directamente, sino que te platicará lo que me hizo sentir la función de 155 minutos que me convirtió, finalmente, en un fan completo de la obra de Hideaki Anno.

No habrá spoilers de sucesos importantes con nombres.

Porque todo llega a su fin

Así como existen los expertos en Chespirito, me imagino que ha de haber una versión experta en Evangelion 3.0+1.0 (o de toda la saga en general) en alguna parte.

Yo no soy ese experto, ni de lejos. Son demasiados simbolismos que seguramente se me escapan. Lo fundamental es que sé las bases que llevaron a este momento, algo que también necesitarás tú si es que quieres apreciar la obra en todo su esplendor.

Y es que, desde el principio, aunque nos presentan un resumen de todo lo que ocurrió, no es entendible por sí solo. Claro, te pone al tanto porque ha pasado un tiempo desde la última película (cuando salió originalmente), pero para nada es algo a lo que alguien pueda depender para comprender todo. No obstante, saltando a la acción (literalmente, porque así empieza de verdad), nos presentan un París afectado por el casi tercer impacto, o por todo en general, vaya.

Evangelion 3.0+1.0 ss1 v3
Casi como un fanservice, la Batalla de París se agradece porque inicia con secuencias de acción previo a la tranquilidad.

En la experiencia en 4DX suma a este tipo de escenas. La batalla de los mechas se siente con una inmersión que te transporta dentro de las máquinas. Claro, tampoco es para tanto, es simplemente el paréntesis en una película que, por sí sola, se defiende.

Posteriormente, tenemos una parte bien extensa y lenta en comparación que nos platicará más sobre nuestros héroes. Si conducir un coche fuera la película, este fue el frenón que hizo que las llantas chillaran y que te recordó que llevabas puesto el cinturón de seguridad (o que deberías ponértelo). Más adelante retomaremos el problema (o no) que conlleva esto.

La animación es casi la misma a la de las películas previas, destacando en los momentos críticos. También provee de una sensación de tensión porque, a diferencia de otros largometrajes de animes, aquí sí que todos corren peligro siempre. Este impacto puede verse mermado si has visto el anime original. El giro está en que no todo sucede de la misma forma y tampoco con el mismo propósito.

Evangelion 3.0+1.0 ss2 v2

Antes de la tormenta…

El desarrollo de los personajes para la conclusión es, simplemente, la redención de unos, lo bonito de otros y la partida de todos.

Shinji Ikari siempre ha destacado por su personalidad introvertida y tímida, que se aventura en los momentos de presión y, sobre todo, que denota que se trata solo de un niño. Si bien en Evangelion 3.0+1.0, tras el final de You Can (Not) Redo, las consecuencias dejaron marca en él; las heridas, eventualmente, sanan.

El problema, sin embargo, radica en que tan rápido logra recuperarse, en palabras de quien me acompañó a ver esta cinta (saludos, ZoomWolf), “Maduró como aguacate al sol”. Transcurren días y, a pesar de las insistencias de todos, así como de los insultos de Asuka Langley, termina por redimirse. No solo en lo que ocurrió con anterioridad, sino de todo lo que representa su propio personaje.

Ahora sabe que lo que ha hecho antes no era lo mejor. Se da cuenta de sus errores y ya no se trauma tan fácilmente. Es la representación máxima de un desarrollo hecho y derecho que viene desde la primera entrega. Me aventuraría a decir a que se siente mejor que en el anime original.

“Felicidades, Shinji”.

Evangelion 3.0+1.0 ss3

Justicia para todos

Por otro lado, los demás personajes concluyen sus travesías de una manera satisfactoria. Tal vez no de la forma en la que los fanáticos esperan. Me refiero, más que nada, a que se puede apreciar su final, sea trágico o benevolente.

En parte de la película también se le aporta más protagonismo a Mari Illustrious, con un rol más destacado y una evolución de un personaje pretencioso a alguien que sabe lo que hace, justificando su actitud.

Inclusive se creó un momento específico para ver la aportación que cada persona dio para el desarrollo, así como cada papel que jugaron. Sobra decir que, como es pura trama sobre varios minutos, no hay mucho que el 4DX aporte. Es casi como que no estuvieran ahí esos asientos movibles.

Por otro lado, el uso de los colores es clásico a este punto. Su manejo destaca, más que nada, por lo llamativo que se ve y por la significación que se le da a cada cosa, nada más.

El clímax más lento que he visto

Si hay algo entonces de lo que tal vez también peque Evangelion 3.0+1.0 es el ritmo que lleva. Las cintas de este autor siempre han sido extrañas en este aspecto y eso las distingue de otras obras.

Omitiendo la fase de progreso para llegar a la cúspide de la montaña rusa de emociones. El clímax transcurre de una manera tan lenta que, de la nada, puedes llegar a sentir que pasas de 0 a 100 en un instante. (Es ahí donde recuerdas que sigues en un coche y que es un Ferrari). También provoca que, en ciertas partes, parezca que la película no está ni cerca de terminar, aunque ya hayas entrado a la recta final.

En parte es bueno, porque no es precisamente tensión lo que sucede en esos momentos, sino una sensación de curiosidad.

¿Entonces solo puede ser descrito como el meme de Daniel Kaluuya llorando porque dijeron el nombre de la saga…? Decir que se resume a eso sería reduccionista, divertido y cierto, sí; pero no justo. Parcial es, entonces, que muy probablemente algunos aspectos no se entiendan en la trama. Es normal, porque no es una película de un vistazo y ya.

Evangelion 3.0+1.0 ss7

Y en cuanto al 4DX, es un simple lujo. Nada necesario, solo te permite disfrutar todo más cómodamente.

Ya han pasado más de 24 horas desde que comencé esta reseña. Más de un día desde que agradecimos que Konnichiwa Festival. nos invitara a verla en Cinépolis. Ya no estoy tan emocionado por haberla visto y he corregido muchas veces este texto. Tiene sus defectos, cambia muchas cosas, pero al final, allá va la tetralogía de la que fue la mejor saga de mechas de la historia. Solo queda decir…

…Adiós…

Evangelion 3.0+1.0 no se mira, se comprende; y no es un peliculón, es arte.

Evangelion 3.0+1.0 ss6

Víctor A. Ríos

Soy un estudiante de las Ciencias de la comunicación, locución, periodismo y doblaje. Disfruto bastante escribiendo y usando mi voz, que mejor que combinarlo con mi pasión por los videojuegos.