Un anime que ha causado polémica desde su lanzamiento por su alto contenido erótico, bromas sugerentes, y un total desenfado por el libertinaje sexual. No solo en ciertas partes del mundo se ha visto como un anime fuera de los standares de calidad de la gran mayoría, incluso en Japón no se ha salvado de ese (sexy) huracán que a causado. Te platicamos nuestra opinión sobre este anime lleno de dinamita.

La obra escrita por Amahara e ilustrada por masha, Ishuzoku Reviewers o en japonés, 異種族レビュアーズ, vio la luz por primera vez  en la editorial Fujimi Shobō (editorial encargada de Full Metal Panic) el 9 de agosto de 2016, en un formato de 4 volúmenes. ¿De que trata? De un tema extraño, pero muy sensual…

¿QUÉ ME ESTAS INSINUA…DIGO, CONTANDO?

Su trama principal trata de 3 personajes principales en su travesía por diferentes ciudades para conocer los mejores burdeles y a las chicas de diferentes especies que trabajan en ellos, con el fin de dar a conocer las ventajas y desventajas que ofrecen para clientes potenciales de dichos lugares. De buenas a primeras la trama parece muy burda y sin mucha esencia. ¿Que hay de interesante ver a 3 o 4 tipos viajando por el mundo «haciendo el delicioso» a diestra y siniestra con el puro fin de calificar a las chicas?. Eso dependerá del morbo de cada espectador, pero comencemos por conocer el manga del que parte esta historia.

En sus primeras páginas, conoceremos a los viajeros calientes; Stank un humano quien es el líder del grupo y el que regularmente decide los destinos, guiándose en muchas ocasiones por su instinto, libido, y porque no, por su ambición. Donde se le nota una preferencia por las elfas y por lo cual es altamente criticado por sus compañeros. Con un carácter despreocupado, pero determinante, además de su «enorme» curiosidad.

El segundo al mando es Zel, un elfo cuyo gustos podría confundir a más de uno. De un carácter desenfadado y hasta calculador, quien es perfecto complemento de Stank para realizar las travesuras. Zel tiene un gusto muy particular por las humanas por sobre las demás razas con las que ha intimado, incluso se podría decir que no tiene ojos para otras chicas más que para Mitsue. Es un chico arriesgado y que no teme ser lo suficientemente franco con sus gusto y disgustos, sobretodo a la hora de desaprobar contundentemente.

Por otro lado, tenemos a Crimvael, o de cariño, Crim. Es un ángel (shemale) que conoció a los otros dos por circunstancias extraordinarias. Sumándose al grupo debido a una deuda por salvarle la vida, sin embargo, crim no sospecha hasta tiempo después en el tipo de equipo al que se ha unido. Representa en muchos sentidos la inocencia y los deseos reprimidos, por lo que esto es muy bien aprovechado tanto por Stank como por Zel para hacerle bromas pesadas y diálogos en doble sentido. Su gusto por chicas es muy variado, desde chicas gato, hasta hienas o vaquitas. Claro que casi toda inocencia, puede esconder un demonio que pocas veces sale a la luz, pero en el momento que pasa, ¡agárrense, que no te la acabas BB!.

Hay otros personajes que aunque suelen acompañar al grupo principal, son tan aleatorios que fácilmente pueden ser desplazados tales como Kanchal, Bruise, Narugami, por mencionar algunos. Un personaje totalmente contrastante con el grupo es Maydry, una mujer pájaro dueña de una taberna donde la gran mayoría de los viajeros van. Es muy amiga del trío, sin embargo tiene sus precauciones, ya que ha sido constantemente molestada por Stank y en muchos sentidos. Ella da el permiso para que las reseñas de este equipo tan peculiar sean vistos en el tablero principal, ayudándolos a conseguir lectores y clientes a los burdeles. Además de ser… bueno, esto lo descubrirán al momento de avanzar en la historia.

EL MANGA… EL INICIO DE TODO

El manga actualmente sigue publicándose en un formato mensual. Sorprendentemente, y contrario a todo lo que nos han enseñado los japoneses en cuanto adaptación manga-anime, debo decir que su contenido no es del otro mundo, maneja circunstancias jocosas, picantes, sugerentes y burlonas. Sin embargo, cuenta con ciertas limitantes que muy rara vez hay en este formato, la censura como tal no existe, sin embargo todo el erotismo esta más enfocado a lo textual y a las circunstancias.

Rara vez verás pechos tan detallados, cuerpos desnudos por doquier, nepes, o actos sexuales. Su atractivo visual esta más enfocado en los rostros y sensaciones que experimentan los personajes y no tanto en poses o escenas explícitas. Lo cual podría ser una decepción para mas de uno, sin embargo aunque no tiene esa carga visual exagerada, el manga se disfruta mucho por el humor que mantiene, haciendo de lo «hot» un complemento perfecto.

Otro punto importante, la historia, mantiene buen ritmo, y es fácil que te atrape desde el volumen 1, ya que te genera mucha expectación. El dibujo mantiene un estilo muy burdo y libre en cuanto a las expresiones de los personajes, ayudando a que estos sean más cómicos. En el caso del anime, su arte y animación están muy bien cuidados, además de no escatimar en detalles.

¿HENTAI Ó NO HENTAI? HE AHÍ LA CUESTIÓN.

Es aquí donde llegamos al punto que mayormente nos interesa, la adaptación del anime, que fue anunciado el 28 de Junio de 2019 por Kadokawa, haciéndose responsable de ello el estudio Passione, dirigida por Yuki Ogawa, con guiones de Kazuyuki Fudeyasu, mientras que el diseño de personajes corre a cargo de Makoto Uno. La transmisión apenas inició el pasado 11 de Enero de 2020, generando muchas opiniones encontradas.

La diferencia más marcada en cuanto a la obra original en manga al anime, y más importante, la falta de censura en todo su esplendor, si bien el manga nos acostumbro a un ecchi algo moderado, en el anime esta delgada línea desaparece. Desde el opening se nos advierte que no se irán por las ramas, y que su alto contenido sexual estará presente, logrando que hasta el otaku mas perverso se pregunte si será buena idea.

No vamos a mentir, verás pechos semi y desnudos sin ningún reparo, siluetas de miembros masculinos, movimientos sensuales y actos sexuales simulados, además del recurso más obvio, bromas en doble sentido. Además de ver chicas de todo tipo de especies, desde pulpos (para los fanáticos de los tentáculos) mujeres pájaro, mujeres hongo, robots, hienas, hadas, succubus, golems, cíclopes, etc. Hay para todos los gustos, tamaño, sabores y colores (if you know what i mean ( ͡° ͜ʖ ͡°) ).

Afortunadamente para los más exigentes, la historia sigue al pie de la letra la del manga, sin alterar mas que lo obvio, y manteniendo su esencia inclusive maximizada. Si, ahora la pregunta más interesante ¿Por que esto no es hentai? Aunque es obvio que el público al que va dirigido ya se determina por obvias razones, el marketing de dicho anime ha sido muy cuidadoso de tal modo que pase como un ecchi/harem/comedia más, pasando totalmente desapercibido para la gran mayoría de lanzamientos de temporada. Tales como se vieron en los trailers de prelanzamiento.

Pero, ¡Oh sorpresa!, su contenido poco a poco fue descubierto viendo la gran falta de censura, haciendo que actualmente este en peligro de ser cancelado. Haciendo que grandes cadenas televisivas pegaran el grito en el cielo.

Hecho que sorprende a muchos, ya que en el país donde ya es raro que algo no sea erótico, se vea en la necesidad de regularlo. El primer «grito en el cielo» obviamente fueron las cadenas que compraron la licencia, y que, a mi punto de vista, descuidaron realmente que contenido estaban adquiriendo. Funimation fue el primero en dar el banderazo de retirarlo de su catálogo debido a esa falta de cuidado, sabiendo que su contenido, si pasaba por la guillotina, era un total desperdicio, además de generar quejas (más de las que podrían recibir si seguían emitiendo).

Grandes cadenas como Tokyo MX, quien en su twitter oficial anuncio la cancelación, seguido de Wakanin, Amazon Prime, retrocedieron o incluso interrumpieron la transmisión para evitar problemas, mientras que las cadenas AT-X, KBS, BS11 y Sun TV siguieron sin ningún problema y del cual el siguiente episodio esta programado para el 15 de este mes.

Todo parecía ya normal, sin embargo, llegando al episodio 5, al parecer los temas se volvían más liberales, a un punto donde se puso en cuestión el mensaje que deja no solo a los japoneses, también a la adolescencia en general. Estamos en un ciclo donde hay que cuidar mucho no solo los mensajes, el contenido y su interpretación. Y en este caso en particular, el papel de la mujer como objeto de reseña., ~¡¿Alguien piense en los niños?!~.

¡Cuidado!, no entrare en detalles feministas extremos, pero, es importante mencionarlo porque es parte de la polémica generada. Este anime a puesto y por propia voz de las casas productoras, las cartas sobre la mesa. Interpretando que se le ve a la mujer como mero objeto de consumo si lo resumimos en Burdel+Hombre+reseña = Éntrenle sin miedo compañeros. Es imposible no crear morbo con la temática, es un tema tabú y no nos engañemos, excitante hasta cierto punto. Sin embargo, el mundo de lo políticamente correcto y de las buenas costumbres lo ha puesto en la mira. Y es inevitable que una sociedad todavía tan conservadora en Japón, no se la haya pensado dos veces para castigarlo en diferentes medios.

Nos enteramos de las emisiones canceladas, y con otras en vías de, siendo sincera y después de ver ambas obras, este anime no hubiera causado gran ruido de haber seguido la línea de su obra homónima en papel o tal vez sería menos severo. Tal vez es molesto que censuren las cosas y más porque hay todo un comité cuidando lo que se consume, pero es también una delgada linea que permite a muchas obras saltar a la fama aunque de paso dañen un poco la idea original. Curiosamente, este caso en particular es a la inversa, por el afán de llevar más allá la obra, acabo dañando su recepción tanto local como internacional.

El anime no es malo, tampoco es que sea la genialidad hecha animación, (y francamente creo en la categoría hentai hay mucho más mundo y mejor contenido sin la necesidad de persignarse o escandalizarse) de hecho es divertido, cayendo en lo absurdo y «bizarro» del tema, pero para lo poco acostumbrados, iniciados en el anime, o simplemente por mera curiosidad le echan un vistazo puede causar muchas cosas, y entre ellas no descarto que les parezca grotesco por el desenfado en el tema. Es disfrutable por la broma pesada, digo, ¿cuando no hemos albureado inocentemente (o con toda la intención) a un amigo o amiga, y no pasa de risas nerviosas y un leve flirteo? como en el caso de Zel y Stank con Crim (#nohomo). Es ese nivel de broma y doble sentido, acompañado de lo visual y lo auditivo, que de algún modo debe combinar con todo, nos guste o no. Además de gozar de personajes con un carisma muy particular que le dan esa sal y pimienta.