[ArataReview] Pocket Penguin [PC / Steam]

Ayuda al pequeño Pichi con complejo de Bomber Man a superar todos los niveles.

¿Recuerdan (A los menos jóvenes) los juegos de plataformas más entretenidos y divertidos del Game Boy? Pues tanto para jugadores veteranos y no tanto, Pocket Penguin promete y entrega una propuesta que apesta a nostalgia en el mejor de los sentidos –Es como un viaje al pasado.

Historia

El simpático juego comienza con un barco lleno de pingüinos en su día a día mientras reclaman la pesca de la tarde con una red repleta de suculentos peces listos para ser devorados… O empaquetados, la verdad no se explica bien qué tan capitalista es el negocio de los pequeños.

El diseño del nivel me recuerda a las Moai del Easton Kingdom en Super Mario Land.

Probablemente sea el segundo caso por que justo al momento de llamar las redes del fondo del mar, el barco en el que se encontraban laborando los simpáticos animalitos es atacado por una banda de piratas comandados por Nanuk, un enorme oso polar que, obviamente, hunde el barco para quedarse con el botín.

Es entonces cuando no queda nada más y nada menos que un solo pingüino azul llamado Pichi, quien con ayuda de sus siempre convenientes bombas deberá recorrer los cinco mundos hasta alcanzar a Nanuk y hacerlo pagar por sus crímenes a punta de explosiones.

Gameplay

Pocket Penguin es un plataformero lineal en el que deberás recorrer un cierto número de niveles dentro de un mundo de principio a fin, usualmente de izquierda a derecha pero también con toques verticales y resolución de acertijos, todo haciendo uso de tus poderosas bombas de distintas maneras.

El juego te da a elegir dos paletas de colores: Game Boy Clásico o Game Boy Color.

El control del juego es simple, te mueves con las flechas y utilizas un botón para saltar y otro para colocar las bombas (Además del de pausa) y eso es todo, sin embargo las mecánicas de juego y la arquitectura de los niveles te harán pensar en maneras de poder avanzar y alcanzar plataformas.

El juego sutilmente te lleva de la mano enseñándote que las bombas sirven más que simplemente para explotar y acabar con enemigos y lastimar jefes, también las puedes utilizar como escalones para alcanzar lugares altos o cruzar largos abismos imposibles de saltar.

Para darle variedad, el juego cuenta con algunos minijuegos entre mundo y mundo que te ayudaran a recaudar (O perder) dinero que recolectas nivel tras nivel y que podrás usar en el Walrus Mart, una tienda con forma de iglú de una Morsa que te venderá ítems para sobrevivir a tu aventura.

Todo comienza con un buen día de pesca.

La simplicidad de Pocket Penguin también se ve opacada por la continua dificultad que incrementa conforme te acercas a Nanuk. Los niveles se vuelven más complejos y más temprano que tarde te encontrarás con situaciones que quizá para lo promiscuo de algunos niveles puedan parecer injustas.

El juego está diseñado así para evidentemente satisfacer toda clase de gustos y lejos de ser algo malo (El obtener vidas extra no es nada complicado) es algo que simplemente requiere paciencia ya que es garantía que todos los obstáculos en Pocket Penguin se pueden superar.

Gráficos

Es sencillo decir que los gráficos del juego son simplemente «como los de un juego de Game Boy» pero la verdad y para ser sinceros, tienen mucho trabajo detrás y se nota en los detalles que se pueden apreciar tanto en los niveles como en los mundos en general, lo que hace sobresalir el esfuerzo.

Los niveles (Sin spoilear) son varios en cinco mundos: Peaceful planis, Old desert, Lavender ocean, Autumn forest y Risky ice ¿Pueden encontrar la palabra escondida en sus nombres?

Si bien Pocket Penguin es un juego que gráficamente tampoco tiene mucho qué presumir, el aspecto gráfico simplista (Por así decirlo) también es parte del objetivo del equipo mexicano de Dog Biscuit Studios de hacer del juego una experiencia similar a las que disfrutamos en el Game Boy original.

El juego te da a elegir entre dos paletas de colores Greenish o Colourful. La primera se asimila más al estilo monocrómatico del Game Boy original cuando jugabas sus juegos en un Super Game Boy para Super Nintendo mientras que la colorida añade paletas de colores a cada mundo según su temática.

El diseño de los niveles y los enemigos en general está muy bien aterrizado. Tanto los sprites de Pichi como de todo enemigo casual que deberá sufrir las explosiones de las bombas están muy bien proporcionados para el juego y el scroll de la cámara siempre posiciona a Pichi en el centro.

Al final de cada mundo te enfrentarás a un jefe y cada uno es más complejo que el anterior.

Sonido

Siguiendo la tradición de encontrar ese estilo retro que nos regrese a lo mejor de 1989 del Game Boy clásico, la banda de Dog Biscuit Studios también utilizó un sound chip para emular el aspecto sonoro fiel a los títulos que le dieron a la portátil de Nintendo parte de su identidad.

La música del juego tiene distintos ritmos con rangos que van desde lo divertido hasta lo más intenso como las batallas de los jefes, todo para recrear esa fidelidad que podríamos encontrar en juegos del género de la época. Pues, está allí y definitivamente cumple con su trabajo.

El único problema que tiene el aspecto auditivo del juego es que los pitches más agudos de las canciones pueden ser un poco penetrantes, sin mencionar que muchos efectos de sonido (Como las explosiones o los efectos al agarrar ítems) tienen un volumen muy alto al del audio en general.

El señor Morsa siempre te acompañará con su tienda para ayudarte a gastar todo el dinero que encuentres.

Por consiguiente será prudente que si van a jugar el juego con audífonos se midan un poquito con el volumen por que cada explosión (Y vaya que van a sonar muchas explosiones) suena bastante fuerte. Fuera de ello (Y a falta de una manera de medir el volumen de dichos efectos) todo es musicalmente genial.

Comentarios Finales

Si tuviese que ponerlo de manera que se pudiera comparar la experiencia de juego podría decirse que Kirby’s Dream Land conoció a Pocket Bomberman y tuvieron un hijo con lo mejor del diseño de niveles y música del primero con las mecánicas de juego del segundo.

Y es la mejor manera de describirlo. El juego es una carta de amor por donde se le vea a lo mejor de una generación de juegos de plataforma que vio la luz en la consola portátil que ayudó a posicionar a la Gran N en el mercado. Pocket Penguin es definitivamente un juego que merece una oportunidad.

¡Trata de acabar con todos los enemigos a bombazos! Todo lo que tiran es útil.

Para echarle más salsa (De la buena) a los tacos, el juego es desarrollado y distribuido por Dog Biscuit Studios, un equipo de mexicanos ubicados en distintos puntos del país como Guadalajara, Toluca y Ciudad de México que tienen algo en común, el amor por los juegos buenos.

Tal fue ese cariño que terminaron haciendo uno de dicho calibre. Pocket Penguin nació del apoyo recibido en una campaña de Kickstarter para financiar el proyecto y tiene miras de llegar a Steam este Lunes 16 de Noviembre, pero eso no es todo si es que lo planeado marcha bien.

Pocket Penguin apunta al cielo para llegar también a la Nintendo Switch, lo que sería lo ideal para cerrar el ciclo de la idea que nació y tomó forma como un juego de la portátil de Nintendo del ’89. Fuera de toda ideología, el juego es muy bueno para lo que es, una bonita experiencia que todos deberían probar.

Por cierto, el juego ganó el premio a Mejor Juego para Consolas y PC en la Videojuegos MX entertainment software association (esa) del 2017.

Spree

Psicólogo Empresarial y Nintendomaníaco de corazón; juego de todo pero nunca olvido mis raíces -lo que me hace gamer desde que tengo memoria. Amante de la música al igual que mis otros dos amores anteriormente mencionados, particularmente el Trance por delante, Dance, House, Techno y Rock en general... Y claro, de todos los bits. Nací en el medio como editor de VGMex siendo mis pasiones previas Dj, activista y locutor.

Deja una respuesta