[Arata Review] Final Fantasy XVI [PS5]

Con una serie de cambios a su fórmula tras, vuelve una gran saga con la historia del wyvern rebelde que Arami adora en Final Fantasy XVI.

Desde que el guerrero de la luz tomo el manto heroico para salvar los cristales han pasado 36 años. Muchos valientes como Cecil, Terra, Cloud, Squall, Zidane, Lightining y Noctis han tomado este duro camino para salvar el mundo. El telón se abre para dar inicio a una última fantasía donde las invocaciones están ligadas a los mortales. Los cristales vuelven a tener un papel importante, fungiendo como algo más que el motor del mundo. ¿Esta nueva entrega está a la altura del gran legado con el cual carga la saga? Móntate en un chocobo y acompáñame para averiguarlo.

HISTORIA DE FINAL FANTASY XVI

Square Enix nos transporta a la tierra de Valisthea, donde los cristales madre brillan para nutrir con éter al mundo. Pero algo oscuro está diezmándolos, acabando con su glorioso brillo y esto desata una guerra para controlarlos. Clive Rosfield ha perdido algo muy importante en este conflicto, iniciando venganza que cumplirá sin importar el costo. ¿Podrá cumplir este deseo antes de que el Sacro Imperio de Sanbreque domine a los otros reinos?

 

JUGABILIDAD

Final Fantasy XVI es una aventura que deja atrás el rol por turnos para pasarse a la acción. Ahora las batallas pasan a tener un sistema que invita a esquivar y contraatacar con nuestra espada, magias o habilidades. Un cambio que corta de lleno con una de las raíces originales de la saga para ofrecer algo más dinámico. Antaño podíamos controlar a otros personajes, pero esta vez solo será al protagonista y a su fiel canino Torgal. Hay que aprenderse los patrones o terminaremos en la lona por andar machacando los botones a lo loco. Este cambio hace que el combate sea un hack n slash sencillo al principio, pero con muchas posibilidades más adelante. Habrá momentos donde tendremos que presionar un botón, como si fuera un quick time event pero afortunadamente son mínimos.

 

No hay un mundo abierto que explorar, en su lugar hay zonas con enfoques de exploración diferentes. Algunas de ellas son más cerradas pasilleras, aunque hay otras que son mucho más abiertas. Las que cuentan con un entorno más cerrado nos llevan a recorrer el escenario por el único camino disponible. Esto marca la tónica de avanzar, toparse con algún grupo de enemigos, una cinemática y así de forma consecutiva.

Pareciera un desperdicio, pero es aquí donde tendremos los momentos más fuertes del juego y batallas contra los dominantes. Estos son los portadores de las invocaciones conocidas como Eikon, las cuales son un alarde de epicidad visual y jugable. Las zonas más abiertas cuentan con límites bien marcados, con algún cofre por ahí o enemigos por allá. Se agradece el cambio de ritmo, pero es un recurso que no se aprovechó bien por lo vacío que es. A su favor puedo decir que tiene algunos de los paisajes más impresionantes del mundo de Valisthea.

 

Final Fantasy XVI tiene una zona conocida como la guarida para poder descansar de los combates y planear tu viaje. Aquí es donde tenemos acceso a la tienda de objetos, el herrero para mejorar o crear el equipo. Incluso está un personaje que te permite rememorar varios de los momentos más importantes y un salón de entrenamiento mágico. También es donde vas a encontrar las misiones secundarias, muchas de recadero, pero otras con alto peso argumental. De hecho, una de las mejores recompensas del juego procede de una secundaria que vas a querer conocer. Considero que es mejor calidad que cantidad y le habría venido bien solo dejar estas secundarias con buen peso argumental.

 

La progresión es lo que más dividirá a los seguidores de esta saga por los cambios que asentaron sus entregas más clásicas. Aparte de la subida de nivel, debemos de equiparnos con los objetos que conseguimos o forjamos en la guarida. Todos se pueden mejorar hasta cierto punto, siempre y cuando tengamos los materiales necesarios. Conforme vamos ganando experiencia, podremos acceder a una serie de habilidades que podemos desbloquear con los puntos que conseguimos. Algunas de estas solo tienen un nivel, hay otras que se pueden perfeccionar, pero tienen un costo más elevado. Podemos hacer lo mismo para las habilidades especiales de los Eikon, cada una con sus propias particularidades. Ten en cuenta que solo vas a poder equiparte 2 habilidades por cada uno.

Final Fantasy XVI

La forma de preparar a tu personaje no es muy enrevesada ya que solo son seis ranuras a llenar. Tu arma, un cinturón, un brazalete y hasta 3 accesorios al mismo tiempo. Por lo cual se limita a conseguir lo que te otorgue más daño y defensa en general. Los accesorios son los que ofrecen un poco más de variedad al subir alguna estadística por cierta cantidad de puntos. Aquí entra en juego uno de los añadidos más útiles para los recién llegados a la franquicia. Son una serie de anillos que ayudan a evadir, atacar o curarse con mayor facilidad si se les complican las cosas. Pero si te tomas el tiempo de hacer las secundarias, descubrirás accesorios tan buenos o mejores que estos.

 

Esto nos lleva a otro punto de interés, como es que se desarrolla el combate contra los enemigos o jefes. Tenemos el ataque básico con cuadro, una magia con triangulo, el salto con la cruz, la habilidad única con círculo. Usamos L1 para fijar enemigos, R1 para esquivar, R2 en conjunto al cuadro o triangulo para usar las habilidades Eikon. Estas tienen un tiempo de reutilización después de utilizarlas y puedes cambiar entre ellas rápidamente para desatar combinaciones muy vistosas. La habilidad más difícil de dominar es el parry, presionando ataque en el momento justo para hacer que todo se ralentice y puedas hacer daño extra. Los enemigos cuentan con una barra de resistencia que debes reducir para dejarlos en un estado de vulnerabilidad. Si la reduces a la mitad son interrumpidos brevemente, pero si la vacías entonces el daño que reciben aumenta drásticamente.

 

Aún hay algo más que decir de su sistema de pelea, pues no podemos olvidar los Limit Break. Esta es una barra amarilla que se va llenando conforme realizamos o recibimos daño en el combate. Incluso es posible acelerar esto con ayuda de ciertas habilidades de los Eikon para acceder nuevamente a este recurso. Con este elemento cargado podremos entrar en estado de Limit Break al presionar de forma simultánea L3 y R3. Entras en una forma especial donde te rodeas de llamas donde todos tus ataques son más rápidos, además de potenciados. No dura mucho tiempo, pero se puede conseguir más barras de estas para prolongar su duración. Puedes cancelar usando la misma combinación de botones, aunque eso consumirá todas las barras acumuladas.

 

Tenemos un mapa que conecta las distintas zonas que podemos visitar y una enciclopedia muy especial. En esta sección puedes conocer muchos de los eventos importantes del juego, incluso un árbol de relaciones bastante único. Aquí vas a poder conocer de qué forma se conectan los personajes, el cual se actualiza conforme vas avanzando. El botón táctil ofrece un sistema de palabras clave que puedes usar durante las cinemáticas para consultar información detallada. Sin duda una herramienta muy útil si te llegas a sentir desbordado por la historia de 40 a 50 horas sin secundarias. Un argumento que no tiene porque siempre ir encarrilado a lo épico, hay momentos para todo y eso requiere tiempo. Lo que no voy a negar, es que indudablemente tiene muchas cinemáticas de conversación y no todos las tolerarán.

 

APARTADO GRÁFICO

Es uno de los puntos más fuertes del juego debido a la espectacularidad de sus efectos, cinematografía y batallas Eikon. El diseño de niveles no es su fuerte, pero el artístico para personajes, escenarios o batallas es muy bueno. Lamentablemente el juego sufre para mantener una tasa constante, por lo que anda fluctuando entre 40 a 60 FPS. En batallas no presenta tanto este problema, pero si en las zonas donde es más abierto el mundo a recorrer. El modo rendimiento presenta borrones algo notorios en algunas partes, puedes optar por modo calidad a 30 FPS más estables.

 

MÚSICA Y SONIDO

La música corre a cargo de Masayoshi Soken y no puedo más que alabar el gran trabajo realizado. Los efectos de sonido, además de la música, todo te hace sentir de forma profunda el viaje de Clive. Su composición orquestal tiene varias piezas que se te van a quedar en la cabeza, sean batallas o momentos históricos. El doblaje latino no se queda atrás, en verdad hicieron un trabajo muy bueno para dar vida a los personajes. Ojalá en adelante esto sea la norma, porque las voces hacen que disfrutes la historia de principio a fin.

Final Fantasy XVI

CONCLUSIÓN

Final Fantasy XVI, aunque no aprovecha bien algunos elementos, el resto lo hace de forma muy redonda. Los combates contra jefes, las luchas de eikon o su historia cargada de giros que realmente te van a sorprender. Su sistema de pelea tan sencillo de tomar, pero dominarlo te hará. Duele ver que los hermosos paisajes de Valisthea no aprovechan las zonas más amplias o las secundarias de recadero. Lo mismo puedo decir del modo rendimiento tan fluctuante, el cual se revisó con la versión 1.02 del juego. Aún con todo esto, es una entrega muy sólida que incluso ofrece contenido por hacer más allá del final. Ya sea que eres nuevo optando por una dificultad reducida o de hueso colorado descartando las ayudas del sistema. Para mí, sin duda me alegra por ser el regreso de una saga muy querida con una jugabilidad recomendable.

lunafreya

Gamer desde la tierna infancia, con afición gótica por los videojuegos de todo tipo. Me gusta compartir historias que considero de gran interés, la genialidad de algunos clásicos y también amante de algunos títulos de peleas. Mi segunda pasión es la escritura, la poesía épica y romántica.