[Arata Review] Die by the Blade [Steam]

Una hoja habla cuando dos guerreros se enfrentan, el honor invoca a Arami para que estudie el arte letal en Die by the Blade.

Luchar por tu honor puede sonar divertido cuando te ofrecen la posibilidad de volverte alguien capaz de usar diversas armas. La propuesta de hoy busca dar vida al concepto de las batallas de un solo golpe, donde la habilidad apremia. Puede sonar descabellado, que quizás se acabarían rápido los encuentros por la fugacidad de los duelos con armas. Esto es algo que quizás puede cambiar, aunque toca ver a fondo lo que ofrece este indie tan inusual.

 

HISTORIA DE DIE BY THE BLADE

Grindstone solo nos pone en el ring para demostrar nuestra pericia con el arma ante otros rivales. Solo uno sobrevivirá para salir adelante cuando el honor está en juego, sea cual sea el rival.

JUGABILIDAD

Die by the Blade nos propone combates donde podemos usar diferentes armas, cada una con diversas posturas. Golpes altos, medios o bajos que se pueden cancelar o combinar al momento de atacar con las cinco armas disponibles. Los escenarios comparten el mismo concepto de tener desplazamiento tridimensional, pero con bordes para limitarlo. Puedes esquivar, defenderte o desviarlos para recuperar resistencia para realizar más ataques. Un stick se enfoca al movimiento, mientras el otro es para cambiar la postura en combinación a LR-RB y LT-RT. Hay modos para un jugador y también multijugador para demostrar nuestra maña contra otros rivales de todo el mundo.

 

Empezamos con los duelos locales contra un amigo o la IA, cada uno otorgará experiencia para desbloquear diferentes cosméticos. Los combates se deciden por un solo golpe y aquel que gane más tantos de ronda será el ganador. No puedes atacar a lo loco, ya que todo consume resistencia, por lo que toca administrarla con cuidado. Solo se puede recuperar si desvías el golpe del contrincante usando la misma postura. Existe la posibilidad de realizar una ejecución animada al rival si el último golpe de una combinación logra acertarle. Sin importar el resultado vas a recibir experiencia, aunque es mayor si ganas el duelo. Cuando subes suficiente de nivel, vas a poder desbloquear otros modos que en un inicio no están disponibles. Lamentablemente no contaremos con una historia para ir conociendo de a poco a su elenco de luchadores.

De aquí partimos al tutorial que te enseña las bases del juego y como usar las diferentes armas a disposición. Podremos controlar nuestro personaje para guiarlo hacia una de las prácticas disponibles. Una vez seleccionada, pasaremos al dojo donde practicaremos el tema seleccionado y al terminar estaremos de vuelta en el salón. Me gusta el aspecto interactivo, salvo la lentitud del personaje para seleccionar una práctica y quizás un menú será más funcional. También hay entrenamiento para mejorar nuestras aptitudes junto al desafío, el cual es sobrevivir tantos duelos como puedas.

 

APARTADO GRÁFICO

Gráficamente los escenarios son lo que más destaca, junto algunos cosméticos muy vistosos para nuestros personajes. No se queda atrás los diseños de las armas, especialmente sus variantes con patrones llamativos una vez las desbloqueamos. Algo que se nota en el pomo, el mango, la guarda y la hoja. Una lástima que no todos los 7 personajes del juego tienen el mismo nivel de detalle. Es notoria su disparidad en el modelado, al igual que en las texturas. La interfaz tiene un diseño cuestionable al momento de colocar los modos de juego, al separar el contenido para un jugador. Debería estar en una pestaña, pero el tutorial no es de las primeras cosas que resalten a la vista.

MÚSICA Y SONIDO

Su banda sonora, a pesar de los pocos temas que tiene, ofrece composiciones que nos hacen sentir parte del duelo. Los efectos de sonido de las armas, aunque no parecieran realistas son distintivos en cada uno de sus movimientos. A pesar de ser capaz de dar mucha vida a las peleas, la falta de temas puede causar hartazgo rápidamente.

 

CONCLUSIÓN

Die by the Blade ofrece un juego de lucha diferente similar a un título que nació en la era de los 32 bits. La jugabilidad del combate ofrece una base divertida, aunque la forma de ejecutar combos le vendría bien cambiar su ejecución. Tiene poco contenido para un jugador, aunque seguramente busca ser más una experiencia e-sport a futuro. Los duelos son muy emocionantes cuando logras conectar con otro jugador, aportante combates de mucha adrenalina cuando dominas su sistema. Ofrecer un futuro modo historia para adaptarte de a poco e ir incrementando el desafío sería un plus bienvenido. De momento hay mucho por pulir y añadir, tiene potencial para ser algo más.

lunafreya

Gamer desde la tierna infancia, con afición gótica por los videojuegos de todo tipo. Me gusta compartir historias que considero de gran interés, la genialidad de algunos clásicos y también amante de algunos títulos de peleas. Mi segunda pasión es la escritura, la poesía épica y romántica.