[Arata Review] Demon Slayer -Kimetsu No Yaiba- Sweep the Board [Switch]

Los cazadores de demonios inician una fiesta y Arami no se la pierde en Demon Slayer -Kimetsu No Yaiba- Sweep the Board.

Un manga que ha dado mucho de qué hablar, además de ganar mucha popularidad en poco tiempo. Ahora Tanjiro se pone en su modo más relajado cuando debe cazar demonios en un juego de mesa. Una idea algo inesperada que quizás puede ser interesante cuando es bien ejecutada, porque muchos juegos sobre anime terminan fallando. Vamos a darle una oportunidad para ver si es tan bueno para cazar demonios, aunque le cambien el tapete.

 

HISTORIA DEMON SLAYER –KIMETSU NO YAIBA- SWEEP THE BOARD

Sega aleja a los guardianes de la noche para que se relajen un poco en una celebración diferente. Competir de forma amistosa en un tablero, vencer demonios y más es la misión en esta ocasión. Que gane el más suertudo o el mejor.

JUGABILIDAD

Demon Slayer -Kimetsu No Yaiba- Sweep the Board te permite elegir a tu personaje predilecto. En su repertorio cuentan con habilidades y ataques especiales mientras recorren un tablero dividido en casillas. Cada uno de ellos está basado en algunas de las locaciones más icónicas del manga, como la Mansión Tsukiyama. La base es tirar los dados, avanzar según el número obtenido y realizas una acción dependiendo la casilla. Durante el día recoges dinero, comprar objetos, recibir uno al azar, combatir contra un demonio o participar en un minijuego. Al anochecer deberás derrotar los demonios que aparecen en el tablero, las cuales desembocan en batallas cooperativas. Si cumples con las pruebas, vas a recibir una recompensa, la cual toma en cuenta tu eficiencia. El lugar en la competencia se determina por el rango, equivalente a ciertas estrellas y el dinero conseguido.

 

Hay muchas referencias en todos los tableros que te harán recordar distintos pasajes de su historia. Los minijuegos no se quedan atrás al tomar inspiración en varias escenas, especialmente las cómicas, que los fanáticos seguramente reconocerán.  Algo que viene a ofrecer un tanto de originalidad para distanciarse de otros juegos del mismo género. Incluso los pilares tienen una prueba que se basa en sus técnicas especiales, aunque no solventa del todo un problema. Este radica en que tendremos menos de 40 minijuegos en total, de los cuales 11 son las luchas contra demonios. Tener variedad es clave en este género, por lo cual es fácil que se sienta repetitivo si la partida es de más de 10 turnos. Le sumamos que unos pocos tienen un control menos responsivo que los demás, no importa si es en modo dock o portátil.

Podrás desbloquear varios objetos para personalizar a los cazadores mediante el sorteo. No importa si no ganaste en el tablero principal, ganarás puntos que podrás invertir en el Gacha. Puedes optar por ver que te sale a la suerte o usar un boleto dorado, para especificar qué premio quieres. Entre más partidas hagas, irás desbloqueando los minijuegos para poder acceder a ellos de forma individual. Le da cierta rejugabilidad para aquellos que buscan sacar todo o les gusta mucho el género de juegos tipo fiesta. Su apartado en línea cuando funciona, ofrece partidas estables, solo tarda mucho en emparejar con otras personas.

 

APARTADO GRÁFICO

Es quizás su punto más fuerte, con un estilo artístico fiel al anime, con bajones ocasionales solo en ciertos minijuegos. Su arte gráfico mantiene la tónica de la obra, a pesar de ser un juego party. Una interfaz detallada no aglomerada, buen uso de los colores para dar vida a los escenarios y buena ambientación. Su diseño de tableros no se queda atrás, con los típicos caminos ocultos, atajos o sorpresas que pueden alterar todo. Los textos son en español ibérico, por lo cual tocará ver modismos que sonarán raros en varios momentos de la partida.

MÚSICA Y SONIDO

La banda sonora cumple con la función de ambientar y con algunos sonidos que seguro ubicarán los conocedores. Hay doblaje en inglés, el cual hace un buen trabajo, pero las voces originales destacan mucho más. El resto del apartado cumple con sumergirnos en su mundo, enfatizando la comedia y manteniendo las sensaciones de los movimientos emblemáticos.

 

CONCLUSIÓN

Demon Slayer -Kimetsu No Yaiba- Sweep the Board es un título divertido para las reuniones con amigos. Minijuegos ingeniosos que además representan algunas de las batallas más interesantes del material original. Los tableros son variados, con un buen diseño al adaptar cada lugar con sus ciclos de día y noche. Solo le juega en contra que no tiene suficientes minijuegos y las partidas de más de 10 turnos son eternas. Mínimo me habría gustado que los textos fueran un español neutro, así todos contentos sin importar la región. Tiene identidad propia, aunque solo podría recomendarlo para los más fans del trabajo de Koyoharu Gotouge.

lunafreya

Gamer desde la tierna infancia, con afición gótica por los videojuegos de todo tipo. Me gusta compartir historias que considero de gran interés, la genialidad de algunos clásicos y también amante de algunos títulos de peleas. Mi segunda pasión es la escritura, la poesía épica y romántica.