Parece que las Ball Jointed Dolls (BJDs) se han puesto de moda, y a todo mundo le han surgido dudas tales como ¿dónde puedo comprar una? ¿qué incluyen? ¿cuánto cuestan?. Por esto (y ya que llevo algo así como 8 años coleccionándolas) me di a la tarea de recopilar algunas consideraciones para aquellos interesados en ellas.

1) La mayoría no incluyen accesorios.
A menos de que estés comprando un juego completo, generalmente las BJD vienen “desnudas” – es decir, la compañía te vende el cuerpo y tú debes comprar la ropa, la peluca, los ojos, etc. por separado.

Una BJD sin peluca, ojos, ropa o accesorios.

2) No todas las compañías usan la misma resina
Una práctica muy común entre los coleccionistas más experimentados es comprar las cabezas y los cuerpos por separado. Ya sea porque nos gusta un modelo de cabeza pero no su cuerpo, porque fue un evento especial, porque la compañía sólo hace uno de los dos… en fin.

Si planeas hacer esto, toma en cuenta que los fabricantes tienden a hacer sus propias mezclas de resina y por lo tanto no todas se ven igual.

Comparación de resinas de diferentes compañías.

Sumado a esto, las compañías generalmente ofrecen varias opciones de color. Si no estás seguro, lo más recomendable es mandarle un correo directamente a la compañía – ellos suelen tener una idea de cuáles colores de resina se parecen a los suyos.

Diferentes colores de una misma compañía.

3) Hay varios tamaños
Las BJDs suelen venir en tres tamaños: SD, de 60 a 65cm; MSD, alrededor de 42cm y YO-SD, de 26.5cm.

Diferentes tamaños de la compañía japonesa Volks.

Sin embargo, al igual que con los colores de resina, cada compañía tiende a variar las medidas un poco y no es raro encontrar BJDs de otros tamaños como 70cm, 68cm, 50cm, etc. Saber las medidas de tu BJD es particularmente importante para comprar ropa y pelucas.

4) ¡Compra original!
Últimamente se ha dado la práctica de comprar BJDs piratas («recasts»). Dejando a un lado el hecho de las compañías tienden a ser pequeñas y comprar piratería las afecta enormemente, los moldes reusados tienden a tener muchísimos errores de fabricación. Resina más delgada y que se amarillenta más fácilmente, partes sin lijar apropiadamente y uniones muy visibles son los defectos más comunes.

En esta copia podemos ver resina sobrante. ¡Puaj!

5) No tiene que ser un pasatiempo caro
Si bien coleccionar BJDs no es un pasatiempo barato, tampoco tiene por qué ser exorbitantemente caro. Para los que apenas comienzan, aquí pueden encontrar una lista (en inglés) de compañías que manejan modelos por debajo de los 300usd. Adicionalmente, la mayoría de la compañías aceptan pagos a plazos (conocidos como layaways) de alrededor de 3 meses.

Otra opción es comprar de segunda mano, por supuesto, tomando todas las precauciones. Lo ideal es que una BJD usada tenga su certificado de originalidad, que el vendedor ponga fotos reales y que diga el modelo y tipo de resina exacto.

 —–

¿Y yo, cuáles les recomiendo? En mi colección tengo BJDs de las compañías Dollmore, Doll Chateau y Dollshe, y mis experiencias fueron sumamente positivas con todas. Para ropa y accesorios hoy en día usualmente los mando a hacer, pero en el pasado he comprado en Sadol y Dolks.

Si tienen más dudas, pueden dejar un comentario abajo.

Artículos Relacionados

Sobre El Autor

Estudiante de Relaciones Internacionales, fan de los cómics y los videojuegos. En mi tiempo libre escribo para novelas visuales y realizo trabajos de traducción.