¡Bienvenidos a todos los estrategas y lectores de Arata! Conifer Games nos presenta el juego: Jon Shafer’s At the Gates, de la mano con el responsable de Civilization V.

El review de hoy es bastante interesante y un poco complicado, así que tomen asiento, pónganse cómodos y comencemos hablando de At the Gates. ¿Qué pueden esperar de él? Bueno, ¡vamos a verlo!

At the Gates

Historia

La historia de At the Gates se ubica a finales del siglo V en la Europa occidental, cuando el imperio romano estaba como el dominante, pero ya en sus últimas etapas, en un declive sin retroceso.

De aquí todo va de la mano con un contexto histórico, aunque Jon Shafer’s ha agregado toques originales que ya no son correctos históricamente, por ejemplo, puedes encontrarte en tu travesía a los hunos, cérdicos, sajones, etc., aunque se menciona a estos pueblos bárbaros, no tienen un papel de suma importancia en el juego y en toda la cuestión histórica; este elemento es completamente estético, te los encontrarás y tomarás la decisión de atacar o tratar de formar una alianza.

At the Gates

Jugabilidad

At the Gates es un juego muy complicado. Quizá si eres fan de los juegos de estrategia en turnos, los 4x (por exploración, explotación, expansión y exterminación del enemigo) digas ¡mentiras! Pero hablemos de manera conjunta con todos los jugadores que es su primera vez con un 4x o si solo han jugado Age of Empires en su vida: At the Gates es muy difícil, pero no malo.

Ahí les va. Tienen una útil guía explicando cada simple concepto del juego, y pueden tenerla en cualquier momento, por si olvidan algo. Se empieza a complicar cuando cada explicación abre otra pestaña y otra y otra (algo así como Wikipedia). Ahora, si eres de los jugadores que no leen las introducciones u odian los tutoriales ¡puedes hacerlo! Dentro del juego puedes seguir viendo qué hace cada clan, qué trabajos necesitas, qué hacen y qué requieren, etc, etc, y más infinitos etcéteras. Seas el jugador que seas, la cosa complicada está a mitad de la partida.

At the Gates

En el juego comienzas con algunos clanes que quieren unirse a ti; es tu turno de conocerlos y ver si tienen algún miedo, si tienen preferencias de trabajo, peticiones especiales; en fin, todos sus rasgos personales como clanes, es un punto muy importante, ya que si no cumples sus caprichos pueden volverse violentos. Incluso hay clanes que tienden a robar y molestar a tu asentamiento, pero no hay de qué afligirse, hay buenos clanes también, pasivos y trabajadores; todo depende de tu suerte y los que vayan llegando a ti. Y si se complica la cosa, tienes la opción del bendito alcohol para mantenerlos contentos.

At the Gates

Ahora, tienes que estudiar cada turno (dependiendo lo que tarde) una profesión. Las profesiones van desde: explorador (social), recolectores de madera, ganado, trabajadores de metal, agricultores y cazadores. De estas profesiones verás toda una gama de oficios que tendrás que aprender, dependiendo de cómo quieras que crezca tu asentamiento. Por ejemplo, los agricultores se desarrollan en segadores, granjeros, cultivadores, fabricantes de vino, etc, etc. Mientras más alto en el árbol de profesiones, más turnos tardarán en aprenderse.

Recuerda tener especial cuidado con las peticiones de cada clan; a algunos no les gusta el agua, a otros no les gusta alejarse del asentamiento, otros te pedirán que sus clanes se desarrollen en ciertas ramas, mientras que otros serán muy serviciales. También puedes llevar un registro de cuántos son en cada clan, un número de «familia». Y, otro punto a tratar es que entre clanes pueden pelearse; si surge una disputa entre dos clanes, tienes que hacerles caso y castigar a uno. Esto pondrá contento al que apoyes, y enojará, obviamente, al clan castigado, pero es mucho mejor que ignorarlos y no hacer nada. Además, puedes contentarlos con alcohol u otras de sus peticiones.

Hecho esto, entrena a un clan en la profesión que necesites ¡y ponlos a trabajar! Necesitas recursos para sobrevivir, sobre todo alimentos, ya que si el invierno llega… pues muy mal por ti. Tu objetivo es sobrevivir las temporadas, sobre todo el más crudo invierno.

El clima cambia con el pasar de los meses de juego, no solo el invierno es una traba, también puedes tener un clima seco, o uno tranquilo que no te genere molestias; también es cuestión aleatoria.

Esta es la principal base de At the Gates. Entrenar a tus clanes y crecer como una sociedad productiva. Sí, tendrás que luchar, si quieres, con distintos grupos que llegarán, otros más hostiles que otros:

También encontrarás otros asentamientos, puedes o tienes que luchar para quedarte con los recursos, espacio, etc.

Para ganar tienes dos opciones: una, crecer y crecer y mandar más de cinco clanes a una de las dos capitales romanas, o ser toda una armada para atacar y ganar declarando la guerra. Tú eliges.

Al comienzo del juego puedes tener hasta doce clanes. Pero si has crecido lo suficiente en ramas sociales, y tienes bardos, o cocineros de banquetes, tu fama aumentará, ésta es necesaria para aumentar tus clanes y que lleguen a ti, ansiosos de ayudarte.

También puedes escoger tu religión. ¿Afecta en algo? A veces, habrá clanes que quieran que escojas una, a otros no les importa. Pero cuidado con estarla cambiando, hay clanes muy susceptibles ante esta situación.

At the Gates

Si tu asentamiento no puede estudiar ese turno más profesiones o no tienes clanes inactivos, puedes generar recursos, que simplemente te da monedas, necesarias para comprar recursos a las caravanas que te visiten, si es que escasea la tela, madera, minerales, alcohol, etc., entre otras funciones que trae el oro consigo.

Todo esto es un simple, muy simple, resumen de lo que es At the Gates, ya que hay muchísimas cosas que aprender y manipular. Como pueden notar, es un juego lento, cada turno equivale más o menos a un mes, poco menos. Debes establecer muy bien a tus clanes, pensar en qué trabajo los desarrollarás para crecer y, sobre todo, que no te quedes sin recursos y puedas sobrevivir el invierno, hasta ser el asentamiento más grande, capaz de superar a los romanos o derrotarlos.

At the Gates

El juego se encuentra completamente en inglés; recomiendo que lo entiendan bien, por lo mismo de la cantidad de información que tendrás que aprender y dominar.

Apartado gráfico

Siendo un juego de estrategia 4x, tendrás una vista desde arriba, con la opción de hacer zoom para tener una mayor visión de tu mapa entero, mientras más vayas descubriendo.

Todo es bastante simple, tus personajes tienen diferentes vestuarios, según el trabajo que les des, y serán visibles en el mapa. Mientras que la imagen de la persona que representa al clan son retratos que asemejan pinturas, y hay muchos, la variación es bastante grande. No te aburrirás de conocer a tantos grupos y tan diferentes entre sí.

La paleta de colores es viva y no es difícil distinguir zonas de árboles, donde haya ganado, panales y más recursos en bruto.

At the Gates

Música

No hay tal. Ese es un punto que falló en esta entrega. Siendo un juego donde pasarás muchas horas, creciendo poco a poco, hubiera sido bueno que se acompañara con una banda sonora disfrutable para que te ayude a matar el rato, o al menos te inspire en tanta toma de decisiones.

At the Gates

Opinión

At the Gates es un muy buen juego. Ya que es muy real en el sentido de crecimiento de un asentamiento; se necesitan desarrollar profesiones, aprender a aprovechar el entorno, tener al pueblo contento…

Es interesante cómo plantean la gestión de clanes, recursos y tu tiempo, fue un plus dentro del género de 4x y estrategia por turnos; pero hay que decir que no es para todos. Sobre todo, requieres de paciencia, mucha paciencia, y más si no estás acostumbrado a este tipo de juegos, ya que no será nada fácil de dominar, por la cantidad de instrucciones… o puede que sea extremadamente simple. At the Gates tiene esa dualidad, depende mucho del tipo de jugador.

At the Gates

La diplomacia es otro punto a tomar en cuenta. Tienes opción de no luchar y tener una partida «pasiva», pero en lo personal no creo que sea funcional, simplemente por recursos y territorio, además de que muchos encuentros ya prometen ser bélicos. Quizá los más experimentados puedan tener partidas así, entre pasivas o agresivas. Véanlo como un punto a favor, At the Gates te abre todo un mundo de posibilidades en ese aspecto. Simplemente jueguen como se acomoden, acostumbren e incluso entiendan.

Como 4x es toda una nueva experiencia, con este aspecto principal de manejar y ayudar a desarrollar tus clanes, para formar un asentamiento lo suficientemente fuerte, pero si decides darle una oportunidad (bien merecida) ten paciencia, mucha paciencia y ayúdate de guías, porque hay puntos un tanto complicados, aunque si ya eres todo un as en el género ¡adelante! At the Gates vale completamente la pena.

¡Muchas gracias por leer el review! No olviden darle un vistazo a la página para más información sobre videojuegos, anime y mucho más. ¡Que tengan un excelente día!