¡Pásele, pásele!, hoy me toca hablar de un juego que si bien no tiene una historia taan profunda como esperaríamos, lo compensa con la cantidad de explosiones y destrucción a la Michael Bay, estoy hablando de I Hate Running Backwards, un juego que tiene uno de los crossover más épicos de la historia.

Acerca del juego

I Hate Running Backwards es un juego tipo shoot’em down con el crossover más legendario de la historia, liderado por el legendario Serious Sam, los jugadores pueden elegir entre una variedad de héroes explosivos, incluyendo Lo Wang de Shadow Warrior, Kin Bullet de Enter the Gungeon, Richard de Hotline Miami y Nuclear Throne’s Crystal. Deberás disparada y causar toda una gran destrucción y la lucha contra oleadas interminables de enemigos mientras viajas por mundos totalmente destructibles.

I Hate Running Backwards

Jugabilidad

El objetivo del juego es simple, escoge a tu personaje favorito y derrota a todos los enemigos que aparezcan en los mapas generados aleatoriamente, y el porque de hacer eso es un misterio para mi aun. Digo es un juego muy al viejo estilo árcade, donde la pura diversión y ver que tantos puntos logras es la meta.

La verdad es que los mapas se generen de forma aleatoria, le da un plus bastante bueno, ya que nunca sabrás con que te enfrentaras ni a donde debes moverte, haciendo que el bendito juego se vuelva bastante adictivo, eso sí la dificultad de los jefes es bastante mmm ¿complicada?, así que no te confíes.

I Hate Running Backwards

Música

Tiendo a quejarme poco de los apartados sonoros de los juegos, así como de sus bandas sonoras, pero el juego tiene una música y efectos de sonido algo genéricos, y sin llegar a pasar de simples efectos de audio y aunque en ocasiones los sonidos son graciosos no pasan de ahí.

I Hate Running Backwards

Aspecto Visual

Aunque parece que estas jugando algún Mod de Minecraft, te puedo asegurar que no es así (si ya se que los personajes parecen sacados de ese sandbox, pero NO), es un mundo bastante colorido y con entornos altamente volátiles (literal puedes destruir todo a tu paso), la verdad que es un juego que no destaca por sus gráficos 4K

I Hate Running Backwards

Conclusión

I Hate Running Backwards es un divertido juego bastante básico, con un alto grado de dificultad y su estilo roguelike lo hacen mucho menos accesible de lo que debería ser. Pero la verdad es que si no tienes en que gastar $150 MXN, no dude en hacerte con el y lograr vencer tus propios records, o los de la comunidad.

Comentarios

Artículos Relacionados

Sobre El Autor

Desarrollador de naturaleza, geek por instinto y friki de nacimiento, marcando el futuro paso a paso. Soy un apasionado de la innovación. Me encanta aprender cosas nuevas y acompañar a otros en su aprendizaje. Creo firmemente en el potencial de las personas para hacer cosas asombrosas, crear, ilusionar y disfrutar con los proyectos que emprenden.