Echo es un juego que destaca visualmente y con eficacia sobre los demás juegos “indies”, la primicia de ser tu propio enemigo a vencer, que el ambiente en el que te encuentras intenta matarte y de estar sola en el espacio crea un ambiente perfecto para este thriller.

En Echo tu eres tu peor enemigo, cada movimiento, cada una de tus acciones, registra los datos y los devuelve a los Ecos, los entres que el edificio en el que te encuentras crea para detenerte cada que la energía se reinicie, tendrás tiempo para actuar antes de que los Echoes despierten y hallan aprendido nuevas habilidades directamente de tus acciones.  Estos son los momentos en que En puede actuar con impunidad, usando todas las herramientas a su disposición para dejar de lado un Eco permanentemente, y recorrer el entorno libremente sin que ninguno de sus movimientos vuelva a sabotearla más tarde. Usa tu arma para matar a los Ecos, acércate sigilosamente detrás de un Echo para sacarlos con sigilo, el próximo reinicio, se esconderán silenciosamente, buscando la oportunidad perfecta para acercarse sigilosamente y estrangular a En hasta la muerte. Por defecto, los clones tienen miedo al agua, pero si ven que entran, el próximo reinicio, ese miedo ya no existe. Echo es un intrincado juego de gato y ratón donde el ratón sigue afilando las garras del gato.

La historia central de En tratando de resucitar a su ser querido se maneja con admirable moderación. En sí misma es expresada por Rose Leslie de Game of Thrones, una actuación sutil que tiene entusiasmo y determinación y que carga de manera magestral con la llenar de emoción y simpatía a En, por otra parte, la IA fría y cínica de su barco, Londres (expresada por Nick Boulton, que ya está teniendo un gran año al interpretar a Druth in Hellblade), cuyo constante cuestionamiento y diálogo con En conduce la historia y llena el trasfondo. aunque a resultados cuestionables. El mayor problema es el hecho de que En y London se ven atrapados en dar referencia tras referencia a la historia, la religión y el saber del mundo natal de En, pero que nunca se detienen para que puedas alcanzarlo y analizarlo. Todavía es más comprensible, pero es sorprendentemente denso, y gran parte se gasta en completar una historia de fondo, pero no avanza realmente hasta que el final del juego está a la vista.

El laberinto es un entorno fantástico y sugerente diferente a todo lo que uno podría esperar ver, pero la estética comienza a debilitarse en las últimas horas; el único descanso proviene del área de mantenimiento de transición ocasional que separa los principales hitos. Agregue el hecho de que, con la excepción de un oponente de nivel avanzado, tanto En como sus enemigos son todos del mismo modelo, y hay un entumecimiento que comienza a hundirse después de jugar el juego por períodos prolongados. Un tipo de sección, donde En debe recolectar docenas de orbes morados para abrir un elevador a la siguiente área, estírese mucho más de lo necesario. Estas son a menudo las secciones compuestas por los puntos de guardado esporádicos del juego, que a veces caen En un minuto o dos desde la puerta de al lado, pero a veces no se disparan hasta que has estado corriendo, saltando, disparando durante veinte minutos en un área, y todo lo que se necesita es un golpe de suerte de un Echo para terminar con ella, y borrar todo ese progreso.

Definitivamente un buen juego. Sangre, sudor y lágrimas han ido a los gráficos, un ambiente muy original y bien diseñado. Después de un tiempo, el juego en sí mismo se vuelve repetitivo y podría decirse que molesto, no es algo que puedas jugar por horas prolongadas, algo hace falta para hacer un clic por completo. Es interesante que los “echos” aprendan tus movimientos, pero los constantes apagones y reapariciones son agotadores. No me siento obligado a explorar el nivel con esta mecánica. Solo quiero llegar al final. Me gustaría que el juego no se puede completar completamente por sigilo o por acción. Un poco más de variedad en el juego sería agradable a modo de enemigos y escenarios. Aun así el juego es altamente recomendable por su gran originalidad, y su estética artística y detallada además de que se bajó costo ($ 225.99 mxn) lo hace extremadamente accesible a la par de Hellblade: Senua’s Sacrifice.

Comentarios

Comentarios

Sobre El Autor

Artículos Relacionados